Iñaki Gabilondo: necesitamos la política.

Posted By on marzo 26, 2019 in Nuestros Filósofos | 4 comments

Iñaki Gabilondo: necesitamos la política.

Foto: Pepe Castro

El currículum de Iñaki Gabilondo no cabría ni en un volumen enciclopédico; y ante el temor de omitir algún dato esencial, opto por no dar ninguno, principalmente porque su nombre ya lo dice todo. Iñaki es sinónimo de periodismo y este país debe agradecer enormemente que haya puesto su sabiduría al servicio de todos nosotros. Porque, seamos sinceros, la vida sin su capacidad crítica sería mucho menos vida. 

Gracias “Sir” Iñaki por tantas horas de informativos de calidad en todos los medios en los que has participado. Pero gracias sobre todo por tu compromiso con todo aquello por lo que vale la pena luchar; en este caso, la educación. 

Mia Men

Para que se entienda lo que yo creo que debe ser la política en democracia, voy a partir del momento en el que se decide que los seres humanos individuales tienen derechos. Hay que recordar que hasta la Declaración Universal de los Derechos Humanos, las sociedades están compuestas por masas de gente que no parecían haber adquirido individualmente el reconocimiento de individuos dotados de derechos. Es por tanto de una importancia extraordinaria el momento en el que la humanidad decreta que los seres humanos, por el hecho de serlo, están dotados de unos derechos. 

Como consecuencia de esa declaración, una especie de derivada automática de la misma (léase, a partir del reconocimiento de que cada uno de vosotros sois personas dotadas de derechos) nada de lo que se decida que le vaya a afectar a ese individuo podrá hacerse sin contar con él. Mientras que a lo largo de la historia de la humanidad se hecho todo sin contar contigo, a partir de ahora nada de lo que te afecte va a poder hacerse sin tu participación. Y se inventa así el formato a través del cual tú vas a tener ya la oportunidad de ser parte de las decisiones que te van a afectar. Se establece así un mecanismo para que tú puedas hacer llegar tu voz, tu opinión, a aquellos que tienen que decidir temas que te afectan. 

La democracia, por tanto, es resultado de ese proceso; tú tienes derechos, y nada de lo que ocurra que te afecte va a poder hacerse sin contar contigo y hemos de inventar un sistema para que tú puedas participar en tales decisiones.

Naturalmente se tiene que establecer un mecanismo de representación para que todos, millones y millones de personas, puedan tener acceso a ese procedimiento. 

La política, por tanto, es un asunto que tiene sentido en la medida en que no se olvide la raíz del problema, del fenómeno, del prodigio, del extraordinario acontecimiento: el reconocimiento del valor de los ciudadanos y de la obligación que tienen los que los representan de tenerles al corriente de cuanto vaya a afectarles, y hacerlo además contando con su anuencia, con su aprobación o visto bueno, y con su acuerdo, con el acuerdo de las mayorías; porque naturalmente no podrán ser atendidos todos de la misma manera. 

Por tanto, la política es un servicio, la política es la consecuencia de la proclamación de un derecho; y cuando la política se olvida de eso y se emancipa, cuando la política se pone a jugar como si fuera una aventura de un grupo tocado por un dedo divino que ha tomado la decisión de vivir en el quinto pino, alejado de los seres humanos y desinteresado de los problemas humanos con el fin de poder hablar de sus propias tensiones, traiciona la razón de ser de las cosas. 

Los políticos son representantes nuestros, son gente que está a nuestro servicio. Su trabajo consiste en atender y cuidar nuestro derecho, y normalmente así debería ser.

¿Cuál es el reproche que le hace ahora mismo la sociedad? Se os ha olvidado vuestra misión, nos habéis olvidado; habláis de nosotros pero en el fondo para librar vuestra pelea por el poder. 

Naturalmente, para que alguien en la política pueda decidir y actuar, necesita alcanzar el poder. Pero al alcanzarlo debe recordar que lo hace en nombre de la gente que le ha elegido y para servir a la gente que le ha elegido. 

Creo, en resumen, en el entendimiento de la política como una actividad importantísima, de enorme valor; pero cuando critiquemos a los políticos que no se nos ocurra criticar a la política, porque la necesitamos; es la herramienta que se ha inventado después de muchos siglos para que nuestra dignidad pueda ser atendida. 

Es así como debe ser observada la política para exigirle que no se olvide de cuál es su labor, y a los políticos para que regresen del quinto pino a la tierra donde habitamos los que decidimos que ellos tienen que gestionar nuestro derecho. 

La moraleja sería: criticad a los políticos, reprochadles sus malos hábitos y sus malos comportamientos, pero al hacerlo no se os ocurra quitarle valor a la política; la necesitamos. Es la herramienta que inventamos en beneficio de nuestro propio derecho.

Iñaki Gabilondo

4 Comments

  1. Clàudia 28 marzo, 2019

    Me parece muy acertada la opinión que tiene Iñaki Gabilondo sobre la política i la necesidad que tenemos los humanos de vivir en sociedad con derechos y que estos los rijan una política, ampliamente necesaria para la vida en sociedad.
    También coincido en su opinión sobre la crítica a los políticos y no a la política.

    Me parece una conclusión muy acertada la que da al texto.

  2. Dido y Eneas 2 abril, 2019

    Al igual que Iñaki Gabilondo, pienso que los políticos han tenido una gran repercusión en el despretigiamento de la política. Esta es la perfecta forma de comunicación entre los deseos de la sociedad, la legislación y los políticos. Esta ,pero, ha quedado oculta bajo los interminables casos de corrupción en los cuales la cadena establecida entre los políticos y la sociedad se rompe para buscar los beneficios de uno mismo. Por esto, un gran trabajo de depuración de políticos corruptos debe ser hecho para así crear una correspondencia entre una gran ciencia social, como es la política, y unos grandes representantes, como deberían ser los políticos.

  3. El Valle no se toca 2 abril, 2019

    Estoy muy de acuerdo con la idea que expresa Iñaki Gabilondo sobre los políticos, deben volver a centrarse en el objetivo general que tiene la política hablar por la gente, que se escuche su opinión. El problema es el indicado, para que una persona pueda ascender rápido al poder y mantenerlo ha tenido que mancharse las manos haciendo tratos con otras personas y prometiendo a otras para que cuando esté en el poder haga cumplir lo dicho. En este sentido no solo deben cumplir las promesas que le hace al pueblo sino también las otras y para mantenerse en el poder más vale cumplir primero las que te mantienen en el poder y postergar aquellas a largo plazo. Por todo eso, creo yo que los políticos más que expertos en la política se han vuelto expertos en negociar y salir beneficiados, que no digo que sea malo, pero cuando nos afecta a todos deberíamos recapacitar si queremos alguién que primero se preocupe por él y después por el pueblo o viceversa.

  4. IDK 22 abril, 2019

    La política, como bien expresa Iñaki en este texto es el proceso de tomar decisiones que se aplican a todos los miembros de un grupo. Así pues nosotros, los ciudadanos, formamos parte de este grupo porque somos libres y tenemos nuestros derechos. Esto, quiere decir que las mayorias son las que eligen los políticos, creando así insatisfacción a esas minorías que no votaron ese partido.
    Aprovecho para decir que estoy de acuerdo con su artículo, ya que la política es necesaria en nuestra sociedad y en cualquiera porque nos ayuda a organizarnos y protegernos. No debemos criticarla sino criticar a los políticos que no estan cumpliendo su función o bien que han hecho falsas promesas solo para llegar al poder.

    Además, debemos tener en cuenta que siempre habrá comentarios negativos acerca de quién esta al poder porque pueden haber muchas opiniones distintas, los políticos representan solo una parte de la sociedad y esa minoría que he comentado antes no estará siempre de acuerdo con las acciones políticas que lleve a cabo el partido/político.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *